Drakkar vikingo

Photo: Storm Studios

 

Drakkar era el nombre que recibían los barcos vikingos. Su forma era alargada y estrecha y su casco estaba formado por tablones ensamblados con las juntas impermeabilizadas con brea. Contaban con remos para propulsarse y una gran vela cuadrada que era usada para travesía largas. Su principal característica era que al ser tan ligeros eran barcos muy rápidos, lo cual los hacían temibles en sus expediciones.

 

Como curiosidad, hay que recordar que llegaron a ser empleados como enterramiento de los líderes de los clanes como se pudo comprobar con el Barco de Oseberg, el cual fue descubierto en un extenso montículo funerario y, ha sido fundamental para la investigación arqueológica. Tanto la embarcación como su contenido puedes visitarlo en el Museo de barcos vikingos de Oslo.

Hermanos, nos vemos en el Walhalla. #vikingos Click to Tweet

Para explicarte la técnica de construcción de uno de ellos vamos a recomendar un excelente vídeo titulado A Fearsome Fleet: Secret of the vikings del productor cinematográfico Hans Weiser que ha contado con la colaboración de National Geographic porque apareció en su número especial Vikings de marzo de este año 2017. En su realización se han utilizado varias técnicas como el Stop Motion, Live Action y otros efectos visuales de postproducción y nos cuenta cómo se construían estas naves vikingas y la historia de un joven vikingo que se hace guerrero. Vamos a verlo.

 

 

De nuevo, el Stop Motion se pone al servicio de la divulgación de la historia y nos vuelve a "enganchar".